Los hepatólogos estiman que 10.000 extremeños tienen hepatitis C

La llegada del nuevo fármaco contra la hepatitis C está generando muchas expectativas entre los afectados por una enfermedad asintomática que, sin embargo, genera complicaciones severas. La hepatitis C es la principal causa de muerte por cirrosis y cáncer hepático. Y en Extremadura hay 10.000 personas que están afectadas por el virus, aunque la mayoría –más de la mitad– no lo sabe.

«Calculamos que hay entre 10.000 y 20.000 extremeños con hepatitis C, de los que un 25% tiene cirrosis, y cuando el enfermo ya tiene una cirrosis el riesgo anual de desarrollar un cáncer de hígado es del 1% al 4%», afirma Miguel Fernández Bermejo, hepatólogo del Servicio de Aparato Digestivo del Hospital San Pedro de Alcántara.

Forma parte junto con otra decena de colegas del grupo de trabajo que los hepatólogos han creado en Extremadura, pertenecientes a los diferentes hospitales del SES, para analizar, entre otras cuestiones, la situación de la hepatitis C y buscar fórmulas para mejorar su diagnóstico y su curación, dada la alta prevalencia de la patología y las importantes complicaciones que puede provocar. «La hepatitis C es uno de los principales problemas de salud pública», garantiza Fernández Bermejo.

Por ello los hepatólogos extremeños esperan la llegada del nuevo fármaco contra la hepatitis C, Sovaldi, después de que el Ministerio de Sanidad alcanzara un acuerdo con el laboratorio fabricante para incluirlo en la financiación pública, algo que ocurrirá a partir del 1 de noviembre. Después de que el Ministerio de Sanidad alcanzara un acuerdo con el laboratorio Gilead para rebajar el precio de 80.000 euros por cada tratamiento.

«Aún falta no obstante por saber el posicionamiento terapéutico, es decir, a qué tipo de pacientes se suministrará el nuevo fármaco, que cura en un 90% de los casos», detalla el doctor Miguel Fernández.

Entiende que es probable que el tratamiento se aplique a aquellos pacientes con cirrosis o a otros que se encuentren en una situación grave en un primer momento y que se vaya extendiendo a otros grupos con el paso del tiempo.

«Sería estupendo que se pudiera administrar, si no antes, después, a todos los afectados por la hepatitis C porque se podrían curar y se evitaría así llegar a las complicaciones que la patología produce; sobre todo, porque estamos hablando de un fármaco que, a diferencia de los que existían hasta ahora, no tiene efectos secundarios o son muy leves», agrega. Por este motivo, los hepatólogos extremeños consideran de interés diagnosticar de forma precoz el mayor número de casos en Extremadura. «Sabemos por estudios epidemiológicos que hay una mayor prevalencia de la enfermedad en los nacidos entre 1945 y 1965 (266.374 extremeños según el INE);_por eso vamos a proponer al SES que estos ciudadanos se hagan un análisis de sangre con el que poder detectar si tienen o no hepatitis C, para así tratarlos cuanto antes», explicó Miguel Fernández Bermejo.

Los beneficiarios

Según este experto, al tratarse de una enfermedad asintomática, es muy complicado su diagnóstico precoz. «De tal modo que cuando se diagnostica casi siempre es tarde y es cuando el paciente ya tiene síntomas de otra patología más grave».

La hepatitis C es una infección por un virus que se aloja en las células del hígado. Produce una inflamación crónica de este órgano que puede llegar a desarrollar cirrosis y tumores. El modo de contagio habitual es por contacto con sangre.

La llegada del nuevo fármaco supone una revolución, porque cura en el 90% de los casos y no tiene efectos secundarios. El tratamiento con Sovaldi, que se administra asociado con otros orales, consiste en la toma diaria de dos pastillas durante 12 semanas.

El SES_valora positivamente también la llegada del nuevo fármaco. «Porque los ciudadanos que lo necesiten contarán con un nuevo tratamiento para su enfermedad», señalan fuentes de la Consejería de Salud. «El SES reconoce el enorme esfuerzo realizado por el Ministerio en las negociaciones con el laboratorio fabricante para conseguir que este medicamento esté en el mercado a un precio que aún no se conoce», añaden las mismas fuentes. Como tampoco se conoce hasta la fecha cuántos enfermos recibirán el Sovaldi.

«No se puede precisar el número de pacientes que necesitarán este fármaco en Extremadura puesto que dependerá de la decisión de los clínicos en cada caso», afirma el SES.

Hasta ahora lo anunciado por el Ministerio de Sanidad es que la Comisión Interministerial de Precios ha puesto un techo de 125 millones de euros, al menos durante el primer año, para invertir en el Sovaldi, y que esta financiación es para el uso del fármaco en los estadíos de la enfermedad que carecen de tratamiento eficaz en la actualidad, y de acuerdo al Informe de Posicionamiento Terapéutico, que aún no se ha hecho público.

Comparte este artículo :

   

0 comentarios

    No existen comentarios, sé el primero en poner uno.

Deja tu comentario

Categorías de noticias