Procedimientos para la realización de endoscopias

endoscopias

La realización de endoscopia digestiva ha supuesto un hito importante en el estudio y tratamiento de las enfermedades digestivas. Desde hace más de 30 años se viene realizando la exploración por visión directa del interior del tubo digestivo. Ahora disponemos de endoscopios flexibles con una alta calidad de imagen.

La ENDOSCOPIA DIGESTIVA es una técnica que consiste en la exploración del interior de las cavidades huecas del aparato digestivo, mediante la introducción en el interior del cuerpo de un tubo largo y flexible, con un visor, una fuente de luz y un sistema para transmitir las imágenes al exterior. La aplicación de la fibra óptica ha permitido reducir enormemente el diámetro del tubo (el gastroscopio mide 0,9 cm y el colonoscopio 1,1 cm). Estos tubos presentan también varias vías para poder introducir a través suyo diversos utensilios, que permiten la toma de muestras e incluso actuaciones terapéuticas.

Dependiendo de la cavidad a estudiar, la endoscopia recibe diferentes nombres.

Procedimientos:

  • La gastroscopia o endoscopia digestiva alta, es una exploración que permite examinar la mucosa del esófago, el estómago y el duodeno (primera porción del intestino delgado) y la toma de biopsias para su análisis. Se realiza con el paciente acostado sobre su lado izquierdo e introduciendo un endoscopio fino de 9 mm de diámetro por la boca a través de una pieza de protección dental con un orificio central. Para la realización de esta prueba es necesario que el paciente esté en ayunas al menos siete horas antes para garantizar la ausencia de restos alimentarios durante la exploración.
  • La colonoscopia o endoscopia digestiva baja es una prueba en la que se introduce un endoscopio flexible de 11 mm de diámetro por el ano para progresar hacia el ciego donde podemos apreciar la válvula ileocecal donde desemboca el intestino delgado e incluso entrar a través de ella adentrándonos unos centímetros en el íleon, la porción final del intestino delgado. También se lleva a cabo con el paciente tumbado sobre el costado izquierdo. El paciente deben haber seguido unas pautas para la limpieza intestinal que garantice que no se van a encontrar restos fecales que limitarían la valoración de la mucosa. También esa prueba permite la toma de biopsias o la actuación terapéutica de extirpar pólipos o lesiones premalignas, entre otras cosas.

La incorporación sistemática de sedación hace a este tipo de pruebas, antes desagradables, mucho más tolerables y aceptadas.

Para la realización de las exploraciones es necesario una preparación previa:

La cartera de servicios incluye las siguientes posibilidades diagnósticas y terapéuticas:

  •  Gastroscopia diagnóstica.
  •  Gastroscopia terapéutica.
  •  Colonoscopia e ileoscopia diagnóstica.
  •  Colonoscopia terapéutica.
  •  C.P.R.E. (colangiopancreatografía retrógrada endoscópica)

Si lo desea, puede solicitarnos una consulta personalizada en nuestro teléfono o mediante nuestro formulario de contacto.


Últimas Noticias